Categorías







    Tratamiento de olores

    No hay productos en esta categoría.
    Tratamiento de olores

    El tratamiento de olores debe comenzar cuando tu cultivo del cannabis llega a la etapa de floración. Ahí es cuando más necesario se hará tomar medidas para purificar el aire porque de lo contrario, corres el riesgo de llamar la atención de vecinos y autoridades. Otra razón de su uso es que también resultará menos molesto para ti mismo andar todo el día inhalando los gases resultantes, mientras realizas las labores relacionadas con el cultivo del cannabis. En nuestro distribuidor grow encontrarás a la venta tratamiento de olores de diversos modelos:

    Hay quienes se deciden por el camuflaje, siendo en esta categoría los neutralizadores el tratamiento de olores más usado para el cultivo del cannabis. Su función es la de taparlos atrapando las partículas malas y cubriéndolas con otras para disimular su olor. La estrella en este campo es el Neutralizer, galardonado como mejor producto europeo del año 2013 y a tu alcance en tu distribuidor grow. Funciona al enchufarlo a la pared y va evaporando en el ambiente un líquido aromatizado y neutralizador de las emisiones derivadas del cultivo del cannabis durante un máximo de 6 semanas en uso continuo.

    Entre la venta de tratamiento de olores más eficaces se encuentran los generadores de ozono, también llamado ozonizadores. Se trata de aparatos encargados de recoger el aire contaminado y producir a cambio ozono limpio, un gas formado por tres átomos unidos de oxígeno formando una molécula gaseosa. Se suelen instalar en la salida de los extractores de aire permitiendo sacar el aire viciado de un recinto de cultivo del cannabis interior y purificarlo al mismo tiempo. En nuestro distribuidor grow tenemos a la venta tratamiento de olores como este, todos de alta calidad y efectividad.

    También disponemos en este distribuidor grow de purificadores de aire cuya forma de actual se parece a los filtros de carbón activado, al retener las partículas olorosas evitando su expansión incontrolada por el ambiente del cultivo del cannabis. En el caso estos últimos se colocan junto a extractores o intractores, obteniendo un aire libre de impurezas. Ambos constituyen un tratamiento de olores eficaz y barato.